SELECCIONES


Yo me entrego…

A ti SER que existes en todas las
cosas, todos los hombres, todas las existencias, a ti que nos das la creación y
nos entregas el logos, capacidad divina, legión creadora tu que nos enseñas por
eones, que corriges distorsiones, tu que nos permites comprender la realidad. A
ti me entrego en pensamiento, cuerpo y alma a través de la coherencia entre
pensamiento palabra y obra.

Tu que moras desde los rincones
del infinito, pasando por los atrios del Valhalla hasta llegar a esta materia
te solicito humildemente que me hagas tuyo, que me permitas distinguir las
distorsiones encarnadas en esta ilusión y que guardes con sello irrompible esta
alianza contigo como para conmigo.

Yo, como hijo, hermano, amigo,
padre, madre, así como los animales, rocas, plantas y gea que somos parte de la
memoria social de Kumar el que mora y habita en nuestros corazones, entendemos
que esto es una ilusión que no rechazamos, que comprendemos y que
salvaguardamos pues la divinidad existe también en esta parte de la octava
descendente de la creación vibrando en consonancia con Ser y el creador del
todo, el DO. Comprendemos que cada día nuestro esfuerzo debe ser mayor y que
nuestro propósito es llevar a nuestros hermanos que se sometieron al olvido de
nuevo a la fuente, nuestra casa, en esa octava ascendente desde el SER hacia
ella.

Así que entrego todo lo que
represento dentro y fuera de esta realidad en llevar a cabo esta obra y que
bajo ninguna circunstancia mi octava se desvíe, que no cejare en el intento, y
que guardare la coherencia del creador, del padre/madre del todo y que jamás
eliminaré el conocimiento adquirido en pos de la distorsión universal.

Doy así plena potestad en todo
sentido al Ser del cual soy cuerpo encarnado en esta ilusión para que tome el
control y el mando de toda la unidad, para que hable el Ser y su Logos sea el
creador del multiverso que lo compone, alineando el caos en una octava acorde
al creador, al primer Do.


Entrego mi alma y mi espíritu
como cuerpos de enlace al Ser para que continúe su obra, que su lazo jamás sea
roto y que nada lo controle.

Así será.
Somos Dragón, Somos Legión, Somos
DDLA.

Juan Pix

¿Te gustó este artículo? Compártelo.