PENSAMIENTOS

PENSAMIENTO

  1. Capacidad que tienen las personas de formar ideas y representaciones de la realidad en su mente, relacionando unas con otras.

«el pensamiento es una cualidad humana»

  1. Parte del ser humano en la que se considera que se almacenan las ideas formadas por la mente.

«no puedo apartar ese problema de mi pensamiento»

  1. Idea o representación que genera una persona o que tiene en su mente.

«adivinar el pensamiento» ·

  1. Deseo o propósito que tiene una persona de hacer algo

«¿qué pensamientos tienes?» ·

Una de las cosas más difícil de controlar son los pensamientos. Sean en palabras, imágenes o ideas, estos nos acosan diariamente y casi siempre por las noches cuando nos disponemos a descansar, estos pensamientos acuden como un sunami incontrolable a nuestro mental. Ya conocen que hay dos tipos de pensamientos, los nuestros que recuperamos de nuestras esferas mentales desde el Quantum y los ajenos que se filtran sin nuestra autorización. Los nuestros provienen de tres fuentes diferentes, la del pasado (vaet 0-), la del presente (vaet 0) y la del futuro (vaet 0+).

Por lo general los del pasado son recurrentes, siempre son los mismos recuerdos de situaciones, lugares o experiencias concretas de nuestra existencia, sean de la infancia, la juventud o la adultez. Los del presente son siempre esporádicos del momento, son pensamientos de un instante y los del futuro se presentan como imaginación de posibles situaciones venideras y son casi siempre fantasías producto de las múltiples posibilidades de una ecuación de probabilidad/improbabilidad que aún no tenemos definida en nuestra ecuación de elección personal. Luego tenemos a los pensamientos que no son nuestros, estos son palabras e imágenes sin sentido alguno que bombardean el mental residual de forma aleatoria e incoherente.

Estos pensamientos si no son ENMEN no se repiten, no son recurrentes en una idea, sino que son solo escoria sobrante del Quantum de mentales ajenos que quedan “flotando” como basura espacial en el sustrato “e” y que los cabezales de las esferas mentales recuperan automáticamente al ser atraídos por nuestra propia basura mental como si se tratara de un imán. Las fuerzas vacuas de la basura mental, atrae basura mental, cuanto más limpio esté nuestro mental residual, menores pensamientos aleatorios tendremos y menos escoria mental atraeremos. Un buen parámetro para saber como está su mental residual, es intentar estar sin pensamientos por un tiempo, pues a mayor tiempo más limpio estará, y a menor tiempo mas sucio tendrá el mental. Tengan en cuenta que los pensamientos pueden ser en palabras, imágenes o ideas, así que, si aparece en alguna de estas formas un pensamiento no requerido, ahí termina la prueba. Para que tengan una idea, el promedio de un mental relativamente limpio, son 15 minutos sin pensamientos. Menos de eso ya tendrá un mental comprometido y tendrán que poner manos a la obra viendo que basura acumula sin saberlo.

Ahora veremos cómo funciona el pensamiento recurrente, ese pensamiento que vuelve así porque sí sin llamarlo o quererlo. El vaet (0-) orienta la recuperación de recuerdos hacia el espacio ya transcurrido. Esta recuperación depende de en que capa mental se encuentre el recuerdo. Pueden ser capas profundas, medias o superficiales. Las superficiales son las del recuerdo de corto plazo, las medias de los recuerdos conscientes y las profundas de los recuerdos inconscientes. Los recuerdos inconscientes son aquellos donde nuestra atención no estaba a pleno, son grabaciones automáticas como lo hacen las cámaras de seguridad. Estos se suben continuamente al Quantum para liberal espacio en las esferas mentales. Los conscientes son los que se graban con toda la atención, como una cámara de un cineasta, estos no suben continuamente ya que pueden ser requeridas en algún momento por la mente. Luego están los de corto plazo, estos son como fotogramas de referencia y así como aparecen desaparecen. Son pequeñas instantáneas que sirven para “ubicar” recuerdos conscientes o inconscientes. Un recuerdo consciente puede en determinados casos pasar al inconsciente o viceversa, sea por negación, protección, dolor, necesidad, etc.

Los cabezales de las esferas mentales están continuamente girando como los cabezales de los antiguos reproductores VHS. Estos cabezales recuperan todo recuerdo, burbuja mental o basura que se les acerque. Los recuerdos más cercanos son los de las capas superficiales y medias, por tanto, son los primeros que recupera el cabezal. Luego tenemos al mental residual que se encarga de procesar lo necesario y descartar lo innecesario, pero si este mental está superado en trabajo, la recuperación del cabezal es aleatoria y caótica recuperando lo que se le presente primero, y lo primero que se le presenta en tal aquelarre, es casi siempre basura. Lo poco bueno de todo ese barullo mental, es lo que guardamos en la capa media y siempre el cabezal recupera lo que tiene mas a mano, que son generalmente los recuerdos recurrentes por estar “posicionados” por su uso más habitual o frecuente, como pasa con las recomendaciones de búsqueda de Google. De ahí que siempre pensemos lo mismo y los recuerdos sean recurrentes, pues al ser recurrentes se posicionan ante los otros automáticamente, aunque esto sea solo por retroalimentación involuntaria y sin nuestra intervención.

Para finalizar veamos como los pensamientos que no son nuestros aparecen en nuestro mental. Esto sucede cuando el cabezal, imposibilitado de recuperar de forma correcta lo que necesita, “salta”, como la púa o láser de un brazo lector, terminando en otra pista o clúster diferente, en este caso, del sustrato “e”. Es ahí donde comienza el baile del mono loco que puede terminar en un ENMEN si esto no se corrige a tiempo. Los ENMEN pueden ser de terceros (ataques psíquicos) o auto infligidos (envenenamiento mental). Tanto uno como otro son sumamente peligrosos, pues son pensamientos recurrentes que no son suyos y muy difíciles de revertir porque la negación es el primer escudo de protección que utiliza el ENMEN, seguido por la soberbia mental del ego, esa soberbia que impide que usted considere siquiera que su mental está comprometido.

Sin reconocimiento del problema, no hay forma de revertir y limpiar el mental de tal infección.  Lo mejor que se puede hacer para que esto no suceda, es la continua auto observación e intentar limpiar el mental diariamente, pues mejor pasar el trapo y la escoba, antes que le sea imposible ingresar a su casa por ser un acumulador compulsivo de basura. Si el ENMEN se enquista creando nódulos, pues no podrá salir nunca de los pensamientos recurrentes y destructivos que si o si, lo llevaran a la auto destrucción, la desgracia y la posible cosecha por parte de los oscuros demonios. Hágase un bien y trabaje en su mental y pensamientos antes que sea demasiado tarde, que ejemplos ya tenemos de sobra en este espacio.

¿Te gustó este artículo? Compártelo.