SELECCIONES

La Verdad absoluta y la naturaleza de las cosas

Este me parece un tema bastante interesante de tratar ya que está relacionado al Hablar sin Saber, y en definitiva significa que si no sabemos de lo que hablamos entonces No tenemos realmente claro hacia dónde vamos.

Yo siempre fui un defensor de la idea de que no existe una “única Verdad”, ya que siempre entendí y sentí que dependía principalmente del “observador” y, por ende, suponía una verdad relacionada y sujeta puramente a un carácter subjetivo.

A día de hoy tengo que decir que esa visión y sentir sobre este aspecto de una “verdad relativa” o múltiple ya no la siento, entiendo ni comparto.

¿Por Qué?

Empecemos analizando el funcionamiento de la máquina humana, ya que independientemente de lo que consumamos para vivir, sean carnes o vegetales, lo que nos importa que tenga calidad realmente son las impresiones que trabajan con el EM Etérico donde proyectamos y damos lugar finalmente al EM Mental donde igual de importante es tenerlo totalmente limpio.

Por lo tanto, las impresiones nos rodean constantemente y son prácticamente inevitables, ya sea porque estamos conectados continuamente al bombardeo de información como si simplemente escuchamos los que nos tiene que contar nuestra vecina del tercero…

Por otro lado, como máquinas programables y manipulables, tenemos que entender que también somos sometidos en todo momento a distintos programas de control del ego, donde una vez más, como no puede ser de otra manera en la Matrix nos movemos en alternativas duales, una u otra opción donde somos la gran mayoría de veces empujados a elegir, manifestar y defender la pertenencia a una u otra dependiendo de la fuerza con la que nos empuje de la masa en general.

Para entender una Verdad o la Verdad, tenemos que entender y tener muy claro la “naturaleza de las cosas”. Las cosas son lo que son y no son interpretables.

No se trata de posturas, gustos, sentimientos, puntos de vista ni deseos… Se trata sencillamente de saber o conocer la razón de ser de cada cosa o situación, no hay más.

Hay gente que a sabiendas que está equivocada y no tiene razón, aun así, se mantiene firme tratando de convencer a los demás de algo que internamente sabe que no es correcto lo que dice y mucho menos Verdad.

No existe eso de “mi verdad, tu verdad, la de fulano y mengano” porque esto sencillamente son opiniones y distintos puntos de vista, resultado de las experiencias vividas por cada uno. Está bien, es loable y respetable, pero no es “La Verdad”.

Pongamos como ejemplo el fuego… en su naturaleza vemos que da luz y calor… Sabiendo esto o no, su naturaleza no es interpretable… más allá del origen que se le pueda dar, los usos, de que está compuesto, si es bueno o malo, si sirve o no, si nos gusta o no…. Seguirá dando luz y calor.

El tema de la Verdad siempre ha sido una controversia, incluso en el estudio del esoterismo y escuelas iniciáticas, porque queremos darle un enfoque y definición pluralista a algo que sencillamente en su naturaleza nos enseña lo que es.

¿De qué puede servir tener esto en cuenta entonces?

Sirve para mantenernos tibios, equilibrados y justos, alejados de la corrupción del ego que sólo busca satisfacer sus deseos y por ende nos llevará por los caminos equivocados.

Como Seres Conscientes, en toda situación, tenemos que tener la capacidad de ante cualquier problema, conseguir salir de la caja…buscar una perspectiva alejada de nosotros mismos para no perder el equilibrio interno, para seguir siendo tibios y de esta manera tener el mental limpio para encontrar la mejor solución al problema.

Muchas veces el Problema lo buscamos nosotros mismos tratando de convencer a los demás de algo que entendemos es verdad, pero resulta estéril todo esfuerzo porque la otra parte se cierra ante cualquier posibilidad de que enfrente o ponga en peligro su convicción. 

He aquí el problema del fanatismo, ya que el creerse poseedor de la “verdad” nos convierte puramente en Fanáticos, que no ven, no creen y lo peor, no quieren ver ni creer otra cosa más que su verdad…

Por eso, cuando nos encontremos en una situación de que no conocemos la naturaleza de la misma, antes de hablar sin saber, mejor alejarse y observar atentamente el contexto y escenario en general…porque más allá de las versiones o verdades que nos quieran convencer…Siempre habrá una sola y única Verdad absoluta que saldrá a la luz por su naturaleza…

Es una buena manera de mantener las impresiones, los hidrógenos y la energía que nos mueve lo más limpia y protegida de la basura que hay en nuestro alrededor, permitiéndonos seguir el camino correcto sin desviarnos con continuas e insignificantes distracciones.

¿Será Verdad…o sólo mi Verdad?

He dicho,
Helimer.·.

Sektorl

COLABORAR CON DDLA

¿Te gustó este artículo? Compártelo.