HABLAR SIN SABER

 
Uno de los errores más comunes desde la inconsciencia del mono con chanclas, es el hablar sin saber, el expresar opiniones sobre sujetos y objetos sin conocer la totalidad del escenario o del por qué y para qué de sus dichos o actos. Cada vez más veo como esta exo energía se propaga como una plaga incontrolable de una lengua afilada y adicta a la opinión fácil y subjetiva, marcada e influenciada por sus propias endo energías que llevan a juzgar sin pruebas y dar un apurado veredicto final de culpabilidad por el solo hecho de hacer algo que nos disguste, no estemos de acuerdo o no comprendamos. Sócrates tenía claro esto y por tal motivo utilizaba los tres filtros antes de hablar por hablar, evitando así iniciar interminables debates sobre sujetos y objetos que solo sirven para «comer carne humana» sin ton ni son.

La máquina humana fabrica y genera su propia energía, Hidrógenos que utiliza para su funcionamiento y evolución. La fábrica humana se compone de tres niveles o plantas de procesamiento de energías según estas sean necesarias para unos u otros componentes, pues no todos sus componentes necesitan el mismo octanaje de Hidrógenos. Cada órgano, sistema, glándula, etc, trabaja con un Hidrogeno especifico y la maquina humana tiene que fabricarlos desde el procesamiento y alquimia del Carbono, Oxígeno y Nitrógeno. Por ejemplo, el cerebro trabaja con H12 por su relación con la mente y el EMmental (nitrógenos). El corazón y pulmones con H24 por su relación con EMetérico (oxígenos) y el estómago con H48 por su relación con el EMfísico (carbonos). El hígado y la vesícula con H96, los intestinos con H192 y algunas glándulas y sistemas específicos con Hidrógenos base (Hb) o de reacción (Hr). Mas adelante veremos una tabla completa de trabajo de los órganos del cuerpo y los Hidrógenos que necesitan, ahora solo nos centraremos en la fábrica y fabricación en cuestión y cómo influye el “hablar sin saber” en el proceso de elaboración de Hidrógenos.

La fábrica tiene tres niveles, uno superior, uno medio y uno inferior. Los niveles o plantas se dividen según los Hidrógenos de trabajo que producen y estos van desde los más bajos H192/H96, hasta los más altos H24/H12 y los de reacción y base Hr/Hb. La división de la fábrica es la siguiente según los sistemas involucrados: 

 

Planta baja (sistema digestivo/endocrino) produce Hidrógenos bajos (H128, H96), el trabajo corresponde al centro instintivo y motor. Comida (C)

Planta media (sistema circulatorio/respiratorio) produce Hidrógenos medios y de reacción (H48, Hr), el trabajo corresponde al centro emocional e intelectual. Aire (O)

Planta alta (sistema nervioso/linfático) produce Hidrógenos altos y base (H24, H12, Hb), el trabajo corresponde al centro espiritual y superiores. Impresiones (N) 

Ya hemos visto en artículos anteriores de que se trata esta alquimia interior y cómo funcionan los equilibrios energéticos en el procedimiento de producción de Hidrógenos, así que no me detendré en esto, seguiremos conociendo la fábrica para comprender como es la línea de producción y como con iguales materiales se consiguen distintas calidades de productos. Si bien cada planta de procesamiento está identificada, no siempre está calificada ¿Qué quiero decir con esto? Que muchas veces su operatividad está limitada por la falta de algunos materiales utilizados o la baja calidad de los mismos. El catalizador para que el producto final (H) sea del octanaje deseado, son los (N) utilizados y estos dependen del exterior (exo energías) aunque los procesa el interior (endo energías) por ende la fábrica depende de cómo y dónde se adquiere el catalizador necesario para que cada planta produzca lo que debe.

La palabra fue la primera expresión del Do, el verbo que emitió en el primer choque Si/Do expresando la voluntad de proyectar la creación, por consiguiente, ese verbo es la primera energía “material” fuera de su esfera de consciencia y la primera fuerza creadora de toda alquimia posterior. Fue el primer Hidrógeno manifestado que contenía la primera molécula (N-O-C) que comenzaría la cadena proyectiva posterior. La cadena productiva del Do fue inversa a la cadena productiva conocida (C+O+N) = (H), primero fue el Hidrógeno luego el Nitrógeno, después el Oxigeno y finalmente el Carbono. Cuando hablamos sin saber estamos creando inestabilidad con las endo y exo energías emitidas y generando (Hr) que se convierten en (Nr) que la fábrica utiliza en la producción de Hidrógenos, pero como el material es de baja calidad por ser Nitrógenos de reacción, el producto final será “defectuoso” porque será inestable. Tendremos pues Hidrógenos 192, 96, 48, 24 y 12 inestables (Hi) que finalmente serán una mala energía, pues pueden degradarse en cualquier momento a Hidrógenos mas bajos que no son los ideales para el buen funcionamiento de la maquina humana. 

Luego de unos días de silencio para no hablar sin saber, dejaremos este artículo inconcluso hasta saber como continuar el desarrollo de este tema de forma correcta. Por ahora con comprender esta pequeña introducción a la fábrica de hidrógenos, es suficiente. 

¿Te gustó este artículo? Compártelo.