ASTROFISICA MATRICIAL (II)

Antes de comenzar necesito dejar claro algo. Interrumpí este tema por una violación a la única y simple recomendación que di en su momento: «...Recomiendo encarecidamente que NO intenten adelantarse buscando por la red sobre este tema, ni sacar conclusiones parciales antes de conocer la totalidad de las partes que componen al todo, pues será contraproducente y me obligará a detenerme por su bien y por el mío»  pero como siempre, alguien que no domina aún su ego protagónico lo lleva a querer destacarse sobre los demás vociferando más de lo debido (espero que ahora se de por aludido y corrija su error), publicó una imagen de una de las dos recopilaciones resumidas, sesgadas, acotadas e incompletas de este tema que circulan por la red. El que quiera puede buscarlas y leerlas, no voy a prohibirles hacerlo, pero no pueden publicarlas en este espacio ni fiarse de ellas, pues al ser parciales son erróneas y aunque tenga algunas cosas valederas, la totalidad es equivoca y lleva a confusiones y desinformación. Por tal motivo, es necesario «ordenar y reconfigurar» la totalidad de su contenido para que sea valedera. Si se repite lo sucedido en Astrofísica Matricial (I) me veré obligado a cerrar los comentarios para poder seguir adelante con este tema sin interrupciones y poder continuar avanzando pese a todo, pues he considerado que es injusto que paguen justos por pecadores interrumpiendo la información por la inconsciencia de algunos que no respetan unas simples y claras normas en este espacio. 


«…En el caso de nuestro sistema Solar dodecaédrico ese OmC está compuesto por un cubo de 5832 clúster de información consciente. La cantidad de combinaciones posibles de estos clúster es casi infinita e imposible de calcular por medios tradicionales, pues tendríamos que elevar 5832 a la 5832 potencia. Esto cubre toda forma de creación y sus grados jerárquicos del sistema solar y quizás de la galaxia. De estos 5832 clúster se tomaron 64 para terraformar Gea, GÉNESIS 64, Sistemas Genéticos compuesto por un Om de 4³=64. Un cubo formado por 64 clúster de información consciente cuyas infinitas combinaciones, aproximadamente en numeración científica (5,47140… ͤ+32), dan origen a toda la vida orgánica e inorgánica del planeta, desde una molécula de H2O, hasta las formas de vida más complejas que se puedan encontrar. Con esto vemos que no sólo la vida como la conocemos está dentro del diseño, sino también los elementos que la componen y sus posibles combinaciones. Cada astro del sistema tiene su propio GÉNESIS con su respectivo Cmˣ, Sistemas Genéticos diseñados exclusivamente para ese medio o escenario de vida, por consiguiente hay GÉNESIS de distintas cantidades de cluster de información consciente, por ejemplo: 8, 27, 64, 125, 216, 343, 512, 729, 1000, etc…» G64

Cada compresor proyecta mediante el rayo QUOM un Sistema Genético (SG) completo de 5832 cluster de información consciente del CICLOQUOM que se acumulan en el QUANTAR. Estos Sistemas Genéticos serán los repositorios de información consciente de cada Cosmos con sus respectivos universos por medio de los gérmenes de materia ectoplasmática (manifestación de la consciencia del objeto/sujeto) MARS, DAR y KAR que son los Algoritmos que utilizará el DO para proyectar la octava descendente de creación de cada universo. Estos gérmenes (germinadores) son de tres tipos diferentes, los MARS (Marma) positivos, los DAR (Darma) negativos y los KAR (Karma) equilibrantes. Su función es combinar los 5832 cluster de los Sistemas Genéticos para crear vida según las necesidades de cada GENESIS. La combinación de MARS positivo y DAR negativo forman el tubo de Mauri mediante el KA (espíritu) o fuerza vital de la vida consciente del universo, el primer choque FA-MI de la octava descendente de creación, convirtiendo el MARS en MARKA y el DAR en DARKA. En su interior, el Tubo de Mauri lleva el ADN del DO específico para cada sistema, en nuestro caso, sería el G64.


Para equilibrar el proceso energético del Tubo de Mauri se agrega un germen KAR en cada polo para sellarlo y equilibrar el sistema, pues al ser sus extremos opuestos su interior se encuentra en total entropía (caos). Queda entonces la ecuación equilibrada de la siguiente forma: 

[(MARS(+) + KAR(-)) = (DAR(-) + KAR(+)) = 0] siendo KAR la energía empática de la ecuación que equilibra las cargas MARS(+) y DAR(-) para que el caos de la entropía entre en orden. Esta ecuación es solo a modo de ejemplo y no refleja la totalidad del proceso que es mucho mas complejo. Aclaro también que en este caso positivo y negativo no se refiere a cargas electromagnéticas (que ya veremos más adelante ), sino a la dualidad creacionista de este universo dual. Hay otros universos que no son duales donde los tubos de Mauri tienen una configuración diferente y por consiguiente ecuaciones y equilibrios diferentes. Demos por hoy terminado el tema. Continuaremos avanzando en la astrofísica matricial en próximas publicaciones.   

¿Te gustó este artículo? Compártelo.