SELECCIONES

La gota de agua

Estaba amaneciendo y se movía en un suave vaivén. Muy pronto Bola de fuego que se alzaba en el horizonte, calentaría la enorme masa de agua de la que formaba parte. Océano era su mundo y allí había vivido siempre.

Conocía a casi todos los seres que lo poblaban, anímales y plantas; desde los más risueño como Delfín, a los más serios y antipáticos como Tiburón. Era un mundo hermoso, lleno de vida y color y a Gota de agua le gustaba vivir allí.

Bola de fuego subía más alto en el cielo y la temperatura del agua iba aumentando. Sería un día estupendo para divertirse con todos sus amigos.

Gota de agua había hecho amistad con muchos seres de Océano, pero sus más íntimos eran Salmón y Cangrejo ermitaño. A este último le había ayudado a encontrar casa nueva, cuando se le quedó pequeña la caracola que habitaba. Estaba impaciente por ver a sus amigos; si no aparecían pronto, iría a buscarlos al bosque de Corales, donde a veces se escondían cuando aparecía Tiburón. Al poco de tener éste pensamiento , apareció Salmón con las aletas caídas y los ojos tristes.

_ ¿Qué te sucede? Preguntó su amiga

_ Vengo a despedirme. Tengo que marcharme a descubrir el Gran Secreto.
_ No sé de qué me hablas, no entiendo que es eso del Gran Secreto. _ Dijo preocupada Gota de agua.

_Yo tampoco lo entiendo, pero ayer por la noche en la Asamblea general de todos los salmones de Océano, los más sabios del Consejo, nos dijeron que teníamos que partir y descubrirlo… Nos vamos todos con la próxima Corriente del Golfo que está apunto de partir.

_ Espero que volvamos a vernos; te echaré de menos Salmón.

_ Yo también espero verte algún día. Y dicho esto se marchó, diciendo adiós con sus pequeñas aletas, a intentar descubrir el Gran Secreto.

Gota de agua se quedó muy triste y pensativa; y entonces decidió ir a preguntar a Madre Perla; uno de los seres más sabios de Océano.

Atravesó el jardín de los Sargazos y se adentró en el bosque de Corales. Iba tan rápida que ni siquiera vio a Cangrejo ermitaño. Este arrastraba con dificultad su estupenda casa nueva, intentó saludarla pero no pudo. Cuando volviera a verla, le preguntaría el porqué de tanta prisa. Y sin preocuparse más continuó su camino con la casa a cuesta.

Al lado del bosque semienterrada en la arena, se encontraba Madre Perla. Hasta allí se encaminó; pero al llegar vio que tenía sus valvas cerradas y decidió esperar a que se despertara para recuperarse un poco y descansar.
Poco a poco Madre Perla empezó a despertar y Gota de agua dio unos golpecitos en su concha para advertir de su presencia; esto sobresalto a Madre Perla que volvió a cerrarse; y antes de abrir de nuevo preguntó con voz profunda. _ ¿Quien me llama?

_ Soy una gota de agua y quiero saber qué es el Gran Secreto. Lo dijo todo seguido y a media voz, un poco atemorizada al hallarse en su presencia.

_ Vaya, vaya. Contestó Madre Perla, hoy me lo han preguntado otras como tú. Debo tener el reloj de las estaciones retrasado , o este año se ha adelantado el Verano. Pasa no tengas miedo, cerrare y así hablamos más tranquilas.

Gota de agua entró con cuidado de no tropezar con las numerosas perlas que había en el interior, y se quedó expectante.

Te contaré lo mismo que le he dicho a las otras, aunque eres más jovencita puedes intentarlo; pero el resto tendrás que averiguarlo tú misma.

Todos los seres de Océano tienen un ciclo que cumplir, es distinto para cada especie, y único para cada ser. Tu y tus compañeras pasareis por distintas transformaciones, circunstancias y experiencias; y cada una lo vivirá a su manera, para después de completado volver al lugar de donde saliste.

Gota de agua estaba perpleja y desconcertada. Se preguntaba para qué serviría todo eso, si al final
terminabas volviendo al mismo sitio. ¿Qué sentido tenía abandonar Océano, para después de todo acabar en él? Tal como lo pensaba se lo expuso a Madre Perla; y está con un gesto cariñoso le contestó. 


_ Pequeña en eso consiste el Gran Secreto; en descubrir tu propio ciclo…¡Vamos! no tengas temor alguno, que a su debido tiempo regresaras. Una cosa más, si quieres empezar tu aventura, sube a la superficie y en la espuma de una gran ola….déjate llevar.

Y abriendo sus valvas, la dejó marchar diciéndole adiós con una gran sonrisa.

La cariñosa despedida de Madre Perla, no la tranquilizó mucho, seguía inquieta y con mucho calor. Pensando en todo lo que había escuchado y en la gran aventura que suponía descubrir el Gran Secreto, se dirigió hacia la superficie de Océano. Si después de todo, en el último momento decidía no ir, solo tenía que volver a las profundidades, buscar a Cangrejo ermitaño y esperar el regreso de su común amigo.

Mientras ascendía, descubrió que otras muchas gotas de agua subían también a la superficie.

 _¿Vienes con nosotras? Preguntó una de ellas ,y todas las demás se arremolinaron a su alrededor para escuchar su respuesta. Se quedó un poco cohibida ante tanta expectación. No supo decir que no. ¡Qué más daba! Si iban todas juntas, no tenía por qué pasar nada.

Los rayos de Bola de fuego caían con toda intensidad a estas alturas del Verano y los vientos Alisios rizaban la
superficie de Océano formado grandes olas. En la espuma de una de ellas, se subieron todas las gotas que habían decidido emprender la gran aventura.

_¡Bienvenidas!_ Dijeron las gotas de agua que ya llevaban tiempo instaladas en la nube, pues habían subido procedentes del Pacífico.

_ Pasad, contarnos de donde venís.

Gota de agua pensó que la pregunta era tonta, puesto que si todas eran agua vendrían del mismo lugar; y sin pensarlo dos veces contestó: 

_ Pues de donde vosotras, del Gran Océano.

Madre nube que las había acogido a todas, oyó la respuesta y la llamó.

_ Ven aquí Gota de agua, y todas las que hacéis el Ciclo por primera vez acercaros también.

Cuando estuvieron todas reunidas, carraspeo un poco para aclararse la voz y comenzó su explicación.

En el viaje que os espera, procedentes de un Todo, del Gran Océano, es importante que sepáis , que a partir de ahora, seréis uno, seréis únicas. Las vivencias y las experiencias por las que paséis, serán íntimas y personales, viviendo este ciclo de forma independiente .

Y llegado a este punto, creo que es el momento de dar a cada una, un nombre que la identifique y la haga especial.

Emocionadas y de una a una, fueron pasando todas para recibir el suyo. Madre Nube las miraba unos instantes y les daba el nombre adecuado a cada una. Cuando le llegó el turno a nuestra amiga, la llamó Aceris.

Le parecía precioso y le pregunto el por qué de llamarla así. Madre Nube sonrió, ya estaba saliendo la identidad de Aceris en su corazón, y supo que le había dado el adecuado. 


_ Aceris es tu nombre secreto. Por el serás identificada cuando vuelvas. Significa acero resplandeciente, procura no olvidarlo y brilla como una estrella. Da con la vida que emprendes significado a tu nombre.

Aceris sin tener muy claro lo que se esperaba de ella, fue al encuentro del resto de sus compañeras . Se habían formado varios y hablaban entre ellas ilusionadas y expectantes, pero unas pocas permanecían solitarias y pensativas. Aceris se acercó a una de ellas y se presentó.

_ Hola , soy Aceris ,¿Y tú cómo te llamas?

_ Valentía.

_ ¡Que nombre tan bonito! ¿Qué significa.  Valentía con cara de preocupación , le contestó.

_ No me importa, lo único que tengo claro ahora, es que estoy dudando de haberme presentado voluntariamente, para hacer este ciclo otra vez.

_ ¿Otra vez? ¿Es que lo has hecho más veces? ¿Cuéntame lo que es?

_ ¡Para Aceris¡ Son demasiadas preguntas y no se realmente que decir.
_ Por favor Valentia, yo lo hago por primera vez y estoy un poco nerviosa. Dime algo. ¡Por favor! ¡Por favor¡

_ Bueno , en realidad sólo conservo un sentimiento de soledad. No recuerdo nada más.

_ Lo siento, dijo Aceris. No quería ponerte triste……Yo también me siento así. Echo de menos a mis amigos de Océano, y sobre todo a Cangrejo ermitaño y a Salmón. ¿Qué habrá sido de el?……También  se fue… ¡Ufff! Si te parece podemos hacer el viaje juntas y hacernos compañía. ¿Qué me dices Valentía?

_ No me parece mala idea, podemos intentarlo.

Mientras tenían esta conversación, no se percataron de que habían perdido su salinidad…Madre nube con miríadas de agua dulce en su seno, seguía su recorrido por el cielo, e iba acercándose poco a poco a tierra firme.

_ ¡Mira Valentía! ¡Allí abajo Océano se vuelve marrón y verde! ¡Ven, asómate!!

_ Eso, creo recordar es un continente, ¡Siiii! Es el Jardín del Edén…..Está lleno de bosques de árboles, plantas y flores; y lo que se mueve entre ellos, son seres que viven en ese mundo. Hay tanta variedad cómo en Océano; sólo que son distintos. Los hay que vuelan, que corren, que se arrastran, los hay grandes y pequeños.
_ Qué mundo tan hermoso Valentia. Cada vez estoy más convencida de haber venido. ¡Cuantas cosas por aprender!……. y además contigo.

_ No tiene importancia Aceris, es algo que he recordado y seguramente cualquier veterana te las podría contar.

En el acuoso corazón de Aceris iba creciendo un profundo cariño por su nueva amiga; ella le hacía sentirse tranquila y especial, aún siendo una novata en el descubrimiento de El Gran Secreto. Valentía también se sentía muy bien en compañía de Aceris, era tan curiosa y alegre que olvidaba un poco su añoranza ….

Madre nube seguía su curso en las alturas al encuentro de otras nubes madres, para que juntas, dejar caer su preciosa carga sobre la tierra. Y nuestras dos amigas contemplaban el paisaje, que constantemente cambiaba a sus pies.

Bola de fuego se iba ocultando en un extremo del mundo, dando paso a la noche y a Bola de Plata; que con su pálida luz iluminaba el Océano y El precioso Jardín del Edén envolviendo a ambos en somnolencia y quietud.

A estas horas el mundo parece dormido, pero sólo lo parece, porque la vida es constante en su palpitación, aunque varíe su ritmo. Las dos gotas se dispusieron a dormir. No les fue fácil conciliar el sueño; la expectación y la ansiedad se lo ponía difícil, pues al día siguiente sería el momento de la Elección.

El día amaneció raro; Bola de fuego se despertó a su hora, pero sus cálidos rayos llegaban con dificultad al mundo. La concentración de nubes madres que se ataba produciendo, les dificultaba el paso.

Aceris fue la primera en despertar y descubrió que Madre Nube había descendido varios metros. Se podía apreciar muchísimo mejor el paisaje, con todos sus matices y color; y también se veía con claridad a todos los seres que habitaban el Jardín del Edén; y que cómo ella misma estaban despertando al nuevo día.

Valentía abrió los ojos y vio a su amiga admirando la tierra. _ ¿Qué miras tan interesada allí abajo?

_ Pues acabo de descubrir a unos animales que no vimos antes. Mira son esos que van erguidos y andan a dos patas. ¿Los ves?

_ Los veo . Son humanos; los seres más inteligentes y evolucionados de la tierra, y por tanto los encargados de cuidar de el.

_ ¡Qué tarea tan maravillosa!

_ Si que lo es, pero a veces no lo hacen

_¿Por qué Valentía?

_ Pues porque ponen su esfuerzo y atención fuera de sí mismos y de su misión, sin darse cuenta de que primero han de arreglar y armonizar el suyo. Son libres y hacen su elección….. Y hablando de elecciones, Madre Nube nos está llamando para explicarnos en qué consiste la nuestra
Alrededor de Madre Nube se concentraron todas las gotas para escuchar sus palabras; y cuando ésta consiguió acallar los murmullos y el alboroto, comenzó su explicación:

_ Hoy es un día importante para todas. El paso siguiente en vuestro ciclo, es caer a la tierra para apagar su sed, para dar vida a animales y plantas. Vosotras pequeñas e insignificantes, sois la esencia vital para todo el planeta….Aquí, hizo una larga pausa para que la importante idea que acababa de decir , penetrara en las líquidas mentes de todas las novatas. Ella sí sabía que las veteranas irían recordando……Luego prosiguió diciendo: 


_ Tenéis que elegir donde queréis caer, esto no es fácil, porque son varias las posibilidades y con distintas consecuencias, pues dependiendo de lo que decidas, vuestro ciclo será más corto o más largo y el regreso…..también.

Valentía se acercó a su amiga que había quedado un tanto aturdida por lo que acababa de oír; y separándose un poco de la reunión, intentó tranquilizar a Aceris.

_ No tengas miedo, alegra esa cara y sonríe, iremos juntas, ¡Vamos, tenemos que decidir donde caer!

Se abrazaron, mientras sentían el profundo cariño que ambas se tenían. Pasados esos momentos, Valentía le explicó a Aceris las distintas posibilidades que podían elegir.
_ Si te parece y como para ti es la primera vez, elegiremos un ciclo corto, y así no se te hará tan pesado el regreso.

_ Qué elegiste en tu viaje anterior Valentía?

_ Bueno, tengo vagos recuerdos ….Siento que fue largo y penoso….Recuerdo que caí en un pozo…..Allí venían a beber los seres humanos……Y formé parte de uno de ellos…. Son seres extraños , capaces de hacer grandes y hermosas cosas y de destruirse entre ellos por una frontera, un color de piel, una bandera, una religión e incluso por una idea; descuidando su principal objetivo…… Si lo vieran desde las alturas como nosotras, quizás todo cambiaría para ellos y el planeta. Es mucho de contar; sólo te diré que no fue fácil ser humano.

_ ¡No entiendo el por qué de esa actitud humana Valentía! Si nosotras al caer en el planeta para apagar su sed, pasamos a formar parte de los seres que la habitan, entonces todo ser viviente lleva nuestra esencia vital y están hechos de la misma materia. ¿Por qué el hombre siendo tan inteligente como dices, no se da cuenta de que no es el dueño de ese mundo, sino su cuidador y protector?

_ Tienes razón. Si el humano pensara que es un inquilino más, que tal como vino se marchará de él Desnudo sólo…….Quizás al hombre y al mismo planeta le iría muchísimo mejor………Y ahora vamos ha decidir qué hacer.
Hablaron del asunto un rato, y decidieron caer en un precioso valle , lleno de árboles y flores que se veía a lo lejos. Tomada la decisión, se lo comunicaron a Madre Nube, para que llegado el momento, abriera sus puertas y las dejara partir. Y a continuación se unieron a la fiesta de despedida que todas las Madres nubes, habían preparado para ellas.

De esta manera y en medio del barullo de truenos y relámpagos festivos, cayeron a la tierra fundidas en un abrazo y formando una gran gota de lluvia.

Los rayos de Bola de fuego llegaban esa mañana con toda su luminosidad a la tierra; no había rastro de nubes en el cielo, y el día amanecía esplendoroso. Pero ¿Dónde estaban nuestras amigas Aceris y Valentia?…..Efectivamente habían caído en el valle elegido. La tierra las había absorbido y ahora ambas daban vida y sustento a un arbusto de Margaritas.

Pasaron un verano estupendo siendo flores y conociendo y alimentando con su polen, a múltiples insectos que cada mañana las visitaban; cuanto más daban, más y más insectos las visitaban. Estos a su vez eran alimento de las aves , las cuales servían para saciar el hambre a otros animales y al mismo hombre. De esta manera se completaba otro círculo de vida. Todo está relacionado con todo.

El verano pasó y las estaciones se sucedieron. Poco a poco el otoño fue marchitando las Margaritas, que cumplida su misión, cayeron a la tierra; y esta las descompuso, liberando las sustancias que le habían dado vida……Volvían a ser Aceris y Valentía.

El invierno con sus tormentas de agua y nieve, y a través de pequeñas torrenteras, se ocupó de llevarlas hacia el río que cruzaba el valle donde habían vivido. Una vez instaladas allí, emprendieron el viaje de vuelta, junto con muchas de sus compañeras de aventuras.

Todas y cada una de las gotas de agua, habían aprendido muchas cosas, pero ninguna sabía si había descubierto el Gran Secreto…..

El pequeño río por el que volvían, se unía a otro mayor que durante su trayecto, se precipitaba en pequeñas cascadas formando espumas multicolores; y en un remanso de éste río, nuestras amigas vieron asombradas como un montón de salmones, nadaban a contra corriente; daban grandes saltos para sortear las cascadas y muchos lo conseguían, pero otros parecían muy agotados y no estaba claro si tendrían la fuerza necesaria para un último intento…..

Al ver todo este barullo de peces, Aceris empezó a recordar vagamente a su amigo Salmón. Había tenido un amigo salmón pero no sabía ni cómo ni dónde…….Ella era una gota de agua dulce…

Los salmones continuaron con esfuerzo y tesón su camino, para depositar en un lugar seguro, la preciosa carga de vida que llevaban dentro….

Estaba finalizando la primavera y nuestras amigas estaban cada vez más cerca de su destino. El aire iba poco a poco transmitiendo un cierto olor a salitre. Ese olor empezó a traerles recuerdos, como si de un pasado lejano se tratase .Un bosque de Corales……Un jardín de los Sargazos……

El río se ensanchaba más y más….Aceris y Valentia vieron a lo lejos, una enorme masa de agua azul, que se tragaba literalmente al río; parecía no tener límites y ellas iban irremediablemente allí….¡Desaparecerían! Ese fue el primer pensamiento de Aceris y sintió temor…..Valentia aunque asustada también, estaba más tranquila , no sabía muy bien por qué, pero empezó a darle ánimos a su amiga.

_ ¡Vamos Aceris, no temas! Estamos juntas, hemos vivido muchas y maravillosas aventuras; hemos dado vida a un mundo hermoso; nos ha calentado Bola de fuego y nos ha acariciado con su tenue luz Bola de plata; quédate con ese recuerdo y dame la mano. Miraremos por última vez a Bola de fuego y saltaremos…..

Y así, sin ya más miedos, las recibió con ternura y amor Océano. Habían pasado la prueba y descubierto el Gran Secreto. Ya eran una con el inmenso Océano. El dador de Vida……
FIN … ¿FIN?…..
Carmen Talavera
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.