CIVILIZACIONES

Hoy nos proyectaremos mas allá de lo conocido, intentaremos describir de forma simple y comprensible, como la consciencia es el parámetro que usa la creación para la evolución de las civilizaciones. Antes de comenzar con el artículo les recomiendo ver este video sobre civilizaciones para ir entrando en tema. Luego analizaremos lo visto desde fuera de la caja para llegar a una conclusión certera de lo más probable (ecuación de probabilidad). 


«La escala de Kardashov es un método para medir el grado de evolución tecnológica de una civilización, propuesto en 1964 por el astrofísico ruso Nikolái Kardashov. Tiene tres categorías, llamadas Tipo I, II y III, basadas en la cantidad de energía que una civilización es capaz de utilizar de su entorno. Estos tipos, que se incrementan de manera exponencial, también denotan el grado de colonización del espacio. En términos generales, una civilización de Tipo I ha logrado el dominio de los recursos de su planeta de origen, Tipo II de su sistema planetario, y Tipo III de su galaxia…» Wiki

En la creación  el universo todo es consciencia y energía, por consiguiente, la escala de Kardashov solo tiene la mitad de la ecuación, la del lado externo de la cinta referente a la energía. El lado interno y segundo término de la ecuación, corresponde a la consciencia, por ser esta la única que puede observar la energía. Según la física cuántica, la energía existe porque la consciencia la observa, siendo está, la consciencia, el termino dominante de la ecuación, pues sin consciencia no existe energía y sin dominio de esta no existen civilizaciones de ningún tipo. Cuando la creación crea, debe hacerlo con equilibrio y este, solo puede ser equilibrado mediante la consciencia del creador y de las creaciones. El equilibrio universal se lleva a cabo mediante la consciencia de cada particularidad y la energía de cada generalidad, logrando así una ecuación simple de dos términos (A+B)=C, {[Consciencia+Energía]=Tipo de Civilización}, donde a mayor consciencia, mayor manejo de energías internas (magia) y externas (tecnología) por lo tanto mayor grado de civilización. 

Esta ecuación simple y directamente proporcional entre expansión de consciencia y manejo de energías, asegura que el poder que entrega el conocimiento del manejo de la energía esté controlado por la consciencia, pues a mayor consciencia, mayor responsabilidad y para ello los centros superiores de control toman el mando de las decisiones y acciones que se ejecuten mediante la consciencia del Ser.  El CEmS (Centro Emocional Superior) mantiene las emociones del ego a raya, el CInS (Centro Intelectual Superior) mantiene la objetividad intelectual impecable y el CEsS (Centro Espiritual Superior) evita que el fanatismo ciego nuble la razón y lastime a terceros (las tres reglas del virya). Así tenemos una trilogía trabajando en tándem en impecabilidad de pensamientos, palabras y actos. Nadie evoluciona solo, los saltos evolutivos de civilizaciones son generales, la especie toda transciende a otro nivel evitando así, la perdida de energía cinética del caos. Así es, fue y será siempre por una simple y sencilla razón, el universo se rige por las leyes energéticas del equilibrio universal de la mínima expresión. 

Ejemplo de tipos de civilizaciones conocidas en DDLA:

Tipo 0: Nuestra humanidad actual
Tipo 1: Dragón, Grises altos, Grises bajos, Alfa Draconis, Alfa Centauri
Tipo 2: Cilic, Anunnakis, Corteum, Xenesis 
Tipo 3: Ingenieros Aureos, Arios de Sumi, Demiurgos mayores y menores
Tipo 4: Formatierras, Antiguos Nicromantes, Arcontes
Tipo 5: Logos mayores y menores
Tipo 6: Does mayores y menores

Si bien estos ejemplos son una generalidad que puede tener sus variantes en cada particularidad, muestra de forma rápida como a mayor consciencia y manejo de energía, mayor grado en la escala de civilizaciones. Aún siendo esta escala acotada e incompleta, pues faltan discriminar las generalidades y sus humanidades dentro y sobre sus astros, da una idea del escenario general. En un planeta puede haber una civilización de un tipo en la superficie y otra de otro tipo en su interior, o varios tipos en su interior y exterior. Tambien falta sumar a la ecuación los espacios dimensionales, matriciales y grados jerárquicos de sus civilizaciones y del mismo planeta. Como ejemplo de lo dicho y para que comprendan de que hablo, les recuerdo y aconsejo que vuelvan a leer la información del comunicado 181 

Para terminar con este tema por ahora, les dejo como BONUS TRACK la transcripción completa del audio del video “CIVILIZACIONES” del comienzo de este artículo. 

De acuerdo con el mediático físico teórico Michio Kaku, los próximos 100 años de ciencia humana determinarán si prosperaremos como especie o por el contrario, pereceremos en el intento. Mucho se ha hablado de esto, y hay opiniones para todos los gustos: mientras unos dicen que nos autodestruiremos, otros auguran un resplandeciente futuro para nuestra especie. Lo primero que vamos a hacer es dar a conocer la famosa escala de Kardashov, que delimita el nivel tecnológico de cada posible civilización en distintos tipos. La Escala de Kardashov fue pensada como una forma de clasificar a las civilizaciones, (tanto la terrestre, como las posibles civilizaciones extraterrestres que pueda haber en el cosmos), en función de su nivel de avance tecnológico.

Corría el año 1964, y el astrofísico ruso Nikolai Kardashov (quien por aquel entonces estaba interesado en encontrar señales de vida inteligente en el espacio), concibió una escala para medir el avance tecnológico de una civilización. Dicha escala, está basada en la cantidad de energía que una civilización es capaz de utilizar. Su escala contaba únicamente con tres tipos de civilizaciones, pero recientemente otros astrónomos han añadido tres más (estas últimas he de decir, son difíciles de imaginar). Vamos a verlas:

Una civilización tipo 0, únicamente aprovecha la energía y materias primas que extrae de la materia orgánica y recursos naturales tales como, la madera, el carbón o el petróleo. La civilización humana tendría actualmente un valor de 0,72 en dicha escala, con cálculos que sugieren que podríamos alcanzar el estado Tipo I en unos 100 o 200 años.

La Civilización Tipo I, tiene la capacidad de aprovechar la energía total de su planeta: ya sean las fuerzas eólicas, marítimas, luz solar o cualquier otro tipo de energía que pueda ser extraída del Planeta. Pero no solo eso, tendría además el control total sobre el clima, erupciones volcánicas o terremotos (e incluso, la capacidad de influir sobre la flora y fauna mundial además de las formaciones geológicas). Por increíble que parezca, estas proezas son muy primitivas en comparación con las capacidades que alcanzan los siguientes tipos de civilización. ¿Estáis preparados?

Muy bien. Las Civilizaciones de Tipo II, tienen la capacidad de aprovechar la energía total de su estrella madre; no solo transformar la luz estelar en energía, sino un nivel tecnológico que permita la realización de construcciones gigantescas y perfectamente eficientes. Ejemplo de ello, serían las famosas Esferas de Dyson propuestas en 1960 por el físico Freeman Dyson (y que fueron adaptadas también diez años más tarde, en la novela Mundo anillo escrita por Larry Niven). Para hacernos una idea de lo que estamos hablando, la tecnología que Niven concibió para dicho universo, describe por ejemplo un mundo donde la teleportación es instantánea y los cascos de las naves espaciales son indestructibles.

Si bien las esferas de Dyson son unas construcciones de sobra conocidas para los amantes del género, no han sido apenas trasladadas a la pantalla. Una excepción a esa norma, podría ser un episodio de la serie Star Trek donde descubren una. Además, una civilización tipo II también tendrían control sobre las órbitas de los demás planetas de su sistema estelar, asteroides y cometas. En conclusión, tendría un dominio absoluto sobre su sistema solar. Bien. A partir de aquí, nos aventuramos en un territorio digno de la ciencia ficción más aguda…

Una civilización del tipo III, ya sería una civilización galáctica; es decir, con la capacidad de aprovechar la energía total de una galaxia. Se extendería a lo largo y ancho de toda la galaxia, llegando a colonizarla y controlando sus sistemas estelares. Tendría la capacidad de aprovechar, almacenar y utilizar la energía expulsada por todas las estrellas pertenecientes a esa galaxia. Utilizaría los planetas como si se tratara de bloques de construcción, con la capacidad de moverlos de un sistema solar a otro, fusionar sistemas solares, fusionar estrellas, absorber supernovas e incluso, tendría el poder de crear estrellas. Bestial.

Pero… ¿cómo podría una civilización así, desplazarse en las enormes distancias que hay entre las estrellas para así colonizar la galaxia completa? Bien, habrían desarrollado colonias robóticas capaces de auto replicarse, que se propagarían por toda la galaxia mediante un programa de colonización.

En la década de 1940, John von Neumann habló de los Constructores universales; unos ingenios automatizados capaces de fabricar cualquier cosa. Éstos irían a preparar planetas para ser colonizados y a su vez, construirían más constructores universales, que, a su vez, irían a las siguientes estrellas, y así, en un proceso de crecimiento exponencial.Muy bien. Hasta aquí, los tres tipos de civilizaciones propuestas por Kardashov (las que todo el mundo conoce).

Él creía que hablar de una civilización tipo IV era “demasiado avanzado», por lo que la escala originalmente solo cuenta con los niveles de civilización I, II y III. A partir de ahora, entramos en un terreno en el que ya verdaderamente difícil siquiera imaginar de lo que estamos hablando…
Una civilización tipo IV sería capaz de aprovechar la energía de todo el universo (algo realmente surrealista) Sus «seres» (no sé qué serían exactamente), podrían viajar a cualquier rincón del cosmos, aprovechando así la energía de cada galaxia. Se trataría de una civilización tan avanzada, que podría incluso manipular el espacio-tiempo, convirtiéndola en una civilización indestructible y utópica. Hay una reciente rama de la física que estudia la supervivencia de la vida inteligente en el universo, y se cree que, para sobrevivir, la vida inteligente podría acabar tomando el control de las leyes universales, interfiriendo en la evolución del universo a su conveniencia. ¿Increíble? Esperad que no hemos terminado… Si, aún podemos ir más allá, podemos hablar de conceptos del multiverso. 

La civilización del tipo V, sería capaz de aprovechar la energía de múltiples universos. Este increíble concepto, es producto de la creciente popularidad de la teoría de cuerdas. La civilización tipo V no estaría limitada por su universo, y sus habitantes (que ni peregrina idea de cómo podría ser), estarían en la capacidad de abarcar innumerables universos paralelos y manipular la estructura misma de la realidad. ¿Te resulta difícil de imaginar? ¿Hay algo más bestial que eso? Pues espera…

La Civilización del Tipo Vl, es incluso más abstracta e incomprensible que la anterior. Esta civilización existe fuera del tiempo y del espacio; tiene la capacidad de crear universos y multiversos fácilmente y destruirlos igual de rápido. Como veis, es muy similar al concepto que tenemos de una deidad. Estos seres habrían alcanzado un nivel casi divino: omnipotente y omnipresente, y es difícil imaginar cómo podrían existir estos individuos, y como serían sus historias…

Bien. Sin duda, los seres humanos estamos dando los primeros pasos en todo esto, y estamos todavía muy lejos de alcanzar civilizaciones más avanzadas a la nuestra (pero, nada dice que no sea posible). Hay hasta personas que creen que superado cierto umbral evolutivo, la inteligencia humana es firme candidata a experimentar paulatinamente, progresivamente, todas estas extraordinarias existencias que he mencionado.

Y tú, ¿Qué piensas de todo esto? ¿Nos vamos a extinguir, incluso antes de llegar al tipo de civilización I? Y si sobrepasamos la, digamos, zona de peligro… ¿Podremos experimentar una fascinante evolución hasta alcanzar la del tipo VI?
¿Te gustó este artículo? Compártelo.