RECUPERANDO OLVIDOS

«…El centro intelectual se maneja con la razón, y el centro instintivo con la intuición. La forma normal de trabajo de cada uno de los centros a partir de la información obtenida, es la siguiente:

Centro intelectual–>cerebro de la cabeza–>razón–>análisis lógico–>deducción

Centro instintivo–>cerebro del corazón–>intuición–>análisis ilógico–>sentir

Como verán el producto de uno y de otro es completamente diferente. El primero deduce y el segundo siente, al deducir siempre estará la duda de si la deducción es la correcta; en el caso del sentir, la duda es remplazada por la certeza, pues usted está totalmente seguro que lo que siente está avalado por la experimentación de una energía interna, o frecuencia energética (fe) llamada resonancia…el problema radica que como el segundo cerebro no está activo, el centro instintivo trabaja con el cerebro de la cabeza confundiéndose los últimos tres parámetros del proceso, la intuición con la razón, el análisis lógico con el ilógico, y la deducción con el sentir, dando un producto final llamado “confusión”, caracterizado por no tener la menor idea del suceso, o aceptando todas las posibilidades como válidas sin poder discernir. En este punto debo hacer una salvedad, el segundo cerebro no trabaja independientemente del primero, sino que es un complemento del mismo que está supeditado a la glándula pineal. Por consiguiente, lo que sucede es que el producto del centro instintivo, procesado por el segundo cerebro, es tomado por el primero a través de la glándula pineal, y transformado en certeza. El producto final de una información verdadera, bien procesada es la certeza, y de una información falsa el descarte automático. Con esto quiero decir que la información corrupta o falsa empleada para la manipulación, es descartada, y no queda como ahora dando vueltas en la mente como una posibilidad más…»  CHEMTRAILS

Como verán, lo expuesto en el artículo «desde la lógica de la intuición» no es nuevo, y se ha explicado y desarrollado en DDLA en más de una oportunidad. Hoy comenzaremos a ver la importancia de leer todo el material varias veces, o por lo menos, más de una vez, para así poder grabar runas y no olvidarse continuamente de lo aprendido, evitando así, entrar en una octava recurrente de “recuerdo/olvido” como tantas veces les ha pasado y les sigue pasando. El olvido no es algo nuevo, ya en 1885 el filósofo y psicólogo alemán Hermann Ebbinghaus, publico en su libro «Ueber das Gedächtnis» (Sobre la memoria), un estudio que realizó sobre el tema en esa época. En ese estudio, Ebbinghaus desarrollaba, entre otras cosas, lo relativo al olvido en función del tiempo, relación conocida con el nombre de “curva del olvido”. No es mi intención hablar de sus conclusiones, sino mostrar como energéticamente, el tiempo, es un término determinante en la ecuación de grabado de runas y, por consiguiente, en “recordar para no olvidar”, ya que como constante universal, el tiempo determina no solo los espacios externos de la creación, sino también los espacios internos y por consiguiente, los recuerdos y los olvidos.

En la curva del olvido, Ebbinghaus propone que a mayor cantidad de repasos mayor es el tiempo del recuerdo y menor es el olvido, pero este método es efectivo solo para memorizar, y no es lo que pretendemos, no queremos repetición inconsciente, sino comprensión consciente, y para ello el formato de lectura y relectura tiene que ser diferente pues tiene que tender a la asimilación de la información.

asimilar

verbo transitivo

  1. 1. Incorporar [un organismo] cierta sustancia, especialmente cuando es necesaria para su conservación y desarrollo.
  1. 2. Hacer propio un hecho, una experiencia, una situación o conocimientos, ideas, etc., comprendiéndolos de modo que se incorporen a la forma de pensar o de actuar.

Para asimilar la información haciendo propio un hecho, una experiencia, una situación, un conocimiento, una idea, etc., el grabado del recuerdo no tiene que ser mental, sino rúnico, y para ello se utiliza una serie de procesos psíquicos donde interviene la voluntad, la atención, el tiempo, la lógica y la intuición. Me explico, si observan las ecuaciones de proyección del centro intelectual y del centro instintivo, verán que hay solo un término o factor en común en ambas proyecciones, que es, el análisis lógico.

Centro intelectual–>cerebro de la cabeza–>razón–>análisis lógico–>deducción

Centro instintivo–>cerebro del corazón–>intuición–>análisis ilógico–>sentir

El trabajo conjunto de ambas ecuaciones de proyección da como resultado la certeza desde la lógica de la intuición o certeza intuitiva, y es esta la que graba las runas y logra recuperar los olvidos asimilándolos y convirtiéndolos en recuerdos permanentes. Ahora veremos el proceso psíquico que se lleva a cabo si se hace de la forma correcta. La línea proyectiva de la ecuación de la certeza intuitiva sería la siguiente:

Voluntad (energía de inicio)–>Atención (energía de ejecución)–>Análisis lógico intelectual (deducción lógica) –> Análisis lógico instintivo (sentir de la deducción) –>Tiempo externo (análisis de la deducción y sentir)–>Tiempo interno (equilibrio de la ecuación)–>Certeza intuitiva.

A mayor tiempo externo e interno, mayor será la certeza intuitiva obtenida, pues será tiempo asignado al procesamiento psíquico utilizado por la pineal para llegar a la certeza. Recuerden que “…lo que sucede es que el producto del centro instintivo, procesado por el segundo cerebro, es tomado por el primero a través de la glándula pineal, y transformado en certeza…” Por tal motivo, el tiempo es un término determinante en la ecuación de grabado de runas al ser el que determina los espacios externos e internos y por consiguiente, los recuerdos y los olvidos. El tiempo empleado en la lectura o relectura es fundamental para asimilar la información y no olvidar

Recordemos que: “…Podríamos definir a la psiquis como el campo mórfico del alma, o mejor aún, como la “consciencia” del alma pues aparte de ser un cuerpo de enlace, el alma también es un elemento de unión de los siete cuerpos del hombre reconociendo a estos como parte de un todo. El campo mórfico del alma abarca a todos los cuerpos y la psiquis unifica sus mentales…” por consiguiente si el proceso de grabado es psíquico y se efectúa desde la certeza intuitiva del alma, el conjunto de cuerpos tendrá grabado el mismo recuerdo mental, y por consiguiente será rúnico. Usted recuperará los recuerdos de todos sus cuerpos convirtiendo el olvido en un recuerdo rúnico. De otra manera solo recuperará recuerdos del yoe de turno y el olvido será recurrente, pues quizás el yoe de ahora, no sea el mismo yoe de cuando leyó la información.

Como usted no se olvida de como andar en bicicleta, porque la runa correspondiente está grabada en el centro motor, usted no se olvidará de lo aprendido porque estará asimilado en el mental de todos sus cuerpos, y, por tanto, estará grabado rúnicamente en la consciencia del alma. Recupere olvidos de la forma correcta y saldrá de la eterna recurrencia del olvido para ingresar en la eterna recurrencia del recuerdo, para nunca mas olvidar.

¿Te gustó este artículo? Compártelo.