LA TRAMA SAGRADA

De adolescente mientras mis amigos se iban a jugar a la pelota o salían de parrandas por las tardes, yo prefería aprovechar esos momentos de soledad para tratar de dilucidar los misterios de la vida. Una de las incógnitas que más me apasionaban, era el misterio del tiempo.