LOS BIOCAPACITORES

En el siglo XVIII, más precisamente en 1745 en Leyden, Holanda, el físico Pieter van Musschenbroek, que trabajaba en la Universidad de Leyden, experimentando con las cargas eléctricas sobre los animales y personas, efectuó un experimento para comprobar si una botella llena de agua podía conservar cargas eléctricas.